domingo, 13 de abril de 2014

ARTEMISA VILLARAN

Al igual que el personaje de la mitología griega nuestra alcaldesa ha manifestado a cuanto periodista que le ha preguntado durante la semana pasada sobre el grave problema a de los accidentes de tránsito y su solución, que todo terminara cuando desaparezca ORION.
La prensa y algunos opinologos con buena voluntad, mucha indignación y poco conocimiento han enfilado sus  baterías hacia la empresa de marras en una suerte de linchamiento de ronderos o cacería de brujas para terminar con este maleficio que ha sido el tema de la semana compitiendo con la paternidad del hijo de Flor Polo.
Todos hablan, todos dicen y llegan casi al nivel banal de la señora Polo en sus declaraciones porque no entienden (sobre todo la alcaldesa y su gerente de transporte) que existe una diferencia entre Tránsito y Transporte.
El Transito es el movimiento, desplazamiento de personas animales y vehículos a través de la vías de circulación mientras que el transporte es una actividad económica que se desarrolla utilizando la infraestructura del tránsito. Tienen una relación de género y especie.
Las normas de transporte solo regulan la actividad económica desde el punto de vista ORGANIZACIONAL, es decir los permisos y autorizaciones que sirven para desarrollar la actividad y uno de ellos es cumplir las normas de tránsito (que los conductores y vehículos tengan la documentación requerida como Licencia de conducir, SOAT, CITV).
Los requisitos y finalidad propia que regulan las normas de transporte son Tarjeta de circulación, establecimiento de ruta, ampliación, credencial del operador, vigencia de la autorización, etc.
Por lo tanto algo tiene que ver con la seguridad vial y los accidentes de tránsito pero no en las causas principales como la velocidad, respeto de las señales, semáforos ni indicaciones del policía o ebriedad que encabezan las estadisticas de accidentes es por esta razón la reforma de transporte no terminará con los accidentes de tránsito.
Esto se puede comprobar con el ejemplo del metropolitano que con vía exclusiva, paraderos autorizados y más, ha participado en una gran cantidad de accidentes de tránsito.
En el Perú tenemos un problema a de accidentes de Tránsito y no de accidentes de transporte, por lo que incrementando el número de inspectores, re empadronando a los taxistas cambiando los  vehículos del servicio de transporte a buses ecológicos  o poniendo paraderos en Abancay o cualquier medida de las ya promocionadas como salvadoras por la Municipalidad de Lima cambiaran en nada esta terrible realidad.
Tenemos un Ministerio de Transporte, Comisión de transporte en el Congreso, Gerencia de Transporte en la Municipalidad y para el tránsito solo la Policía de Tránsito de la PNP la misma que depende de la Municipalidad Provincial, la que debe de diseñar las políticas de prevención en cumplimiento de la Ley Orgánica de Municipalidades que en su ARTÍCULO 81°.- TRÁNSITO, VIALIDAD Y TRANSPORTE PUBLICO dispone que Las municipalidades, en materia de tránsito, vialidad y transporte público, ejercen las siguientes funciones específicas compartidas de las municipalidades provinciales: 2.1. Controlar, con el apoyo de la Policía Nacional, el cumplimiento de las normas de tránsito y las de transporte colectivo; sin perjuicio de las funciones sectoriales de nivel nacional que se deriven de esta competencia compartida, conforme a la Ley de Bases de la Descentralización.
En este campo (y creo que en ningún otro) la actual gestión tiene logros que mostrar, por lo que la desaparición de su Nemesis ORION no solucionara en nada el problema.
Por favor dejen de mentirle a la población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario